ÚLTIMAS ENTRADAS

“ATRÉVETE A SER TÚ CON TUS LUCES Y SOMBRAS”

Por Aldara Ojeda (Gáldar)

Mi nombre es Aldara Ojeda, tengo 33 años y nací en Las Palmas de Gran Canaria. Gáldar es y fue mi segundo hogar natal, donde pasé grandes momentos y vivencias familiares. 

ATREVERME A SER QUIEN SOY, MI MAYOR LOGRO

Desde pequeña, lo artístico movía mi interior. Aprendí a cantar antes que hablar y, sin darme cuenta, la música pasó a formar parte protagónica de mis días. En forma de danza desde los siete años, en clases de instrumentos musicales, de teatro o como instructora de actividades deportivas, la CREATIVIDAD siempre estaba presente. 

Quizá, en el fondo, siempre lo supe: cantar era lo mío. Pero en la superficie no me atrevía a mirarme de frente y me ignoraba a mí misma. El miedo a ser quien soy siempre me acechó, y me acostumbré a él, como si de mi sombra se tratara: una entidad inevitable, mi gemelo perfecto. Me cegó y no pude ver la importancia de SER mi propia esencia, donde reside la fuerza y el coraje para afrontar la vida tal como es. 

Nos educan creyendo que necesitamos un título oficial académico para ser alguien y, siguiendo la inercia, me decanté por la carrera de Comunicación Audiovisual. El cine y el audiovisual siempre me llamaron la atención y correspondían a las necesidades de mi naturaleza creativa. Y así, emprendí camino a Barcelona con la ilusión e inocencia de los dieciocho años. Llegué con todas las ganas de vivir y experimentar, y la ciudad me lo concedió con creces. Rápidamente me adapté a la universidad, al catalán y a convivir con otros estudiantes. Tras cuatro años de formación, con la llegada del último curso de la carrera, llegó también la pregunta pertinente: ¿Y ahora qué? Se acercaba ese momento de incertidumbre de no saber qué viene después. Tuve claro cuál era el siguiente paso: volver a lo artístico. Necesitaba retornar a lo que le daba sentido a todo para mí y comencé a formarme en arte dramático y musical. No sabía que aquella aventura duraría otros cinco años de mi vida en los que crecí tanto interiormente. Clases de técnica vocal, danza, interpretación, ocupaban mis días y fueron la mejor terapia para todos mis “no” conscientes e inconscientes y mis miedos. Conocí el valor de la constancia en el trabajo y reconocí mis fuertes y debilidades. Todo un descubrimiento, que aún me sigue dando frutos años después. Porque al final, conocerte a ti mismo te da el poder para seguir creciendo en la dirección correcta. 

Mi siguiente paso fue cursar un máster de dirección de cine en Escac. Ello supone la vuelta al audiovisual y da cobertura a mi pasión: el trabajo delante y detrás de la cámara. Descubrí lo que me llena dirigir un PROCESO CREATIVO: crear un guión, personajes, atmósfera y vestirlo de arte para contarlo desde la original visión del director. Crear esa composición visual y ambientación sonora bajo la ilusión y fantasía del cine y la música. 

Mientras estudiaba, canté en varios grupos de distintos estilos: jazz, latin, pop, soul, funk…hice obras de teatro, dirigí… Hasta que tuve la necesidad vital de encauzar mi vida. Un buen día, desperté con muchas ganas de ser honesta conmigo e hice “una lista de cosas que hacer antes de morir”. ¡Tal cual! Al terminar de escribir, las leí detenidamente, y vi que reunían algo en común: todas me daban MIEDO. Provocaban una inquietud y cosquilleo en mi interior, y me di cuenta de que, por eso, siempre pasaban a ser mi “lista pendiente de cosas que no me atrevo a hacer”. Pero aquel día vi lo absurdo que resultaba estar vivo y no atreverse a vivir. Entonces, me puse manos a la obra con mi propia vida y mi responsabilidad de ocupar una plaza en el planeta. Mi alma me reclamaba cosas cada día que no era capaz de ejecutar por miedos y “no puedos” que cargaba en mi mochila sin saber por qué. Esa lista sólo existía idealizada en mi cabeza y estaba a años luz de ser una realidad. No podía ser que mi miedo me gobernara tanto que hasta me impidiera ser yo y apagara mi propia esencia. ¿Quizá sentía que no lo merecía vivir? En ese instante decidí que aquella lista pasaría a llamarse: “METAS PARA ESTE AÑO!” Y así fue.  Esa lista reflejaba que lo que más miedo me daba era lo que más deseaba: SACAR MI PROPIA MÚSICA. 

Y así empecé a componer canciones y visualizar poco a poco mi deseo. ¿Cómo quería verme los próximos años? ¿A qué quería dedicar mi tiempo?, (la única inversión que no se recupera jamás). Sin pensarlo di el paso que mi corazón anhelaba y me lancé al sueño de la música.  Barcelona me había visto crecer y hacerme adulta.  Una aventura que duró casi 11 años, que fueron el pasaporte para iniciar el verdadero viaje de vuelta a mis miedos, mis deseos. 

Me traslado a Madrid, la ciudad mágica que me salvó y significó el retorno a lo que debía ser. Fue duro llegar sin saber cuál era el siguiente paso. Ser una mujer en la industria musical no es fácil, y menos cuando llegas a ella sin conocer sus entresijos. Pero el sendero se fue abriendo poco a poco con tesón y mucha fe, y Madrid fue ese abanico de oportunidades para seguir subiendo escalones. 

Este 2020 ha sido el peor año para todos, pero también el año de emprender el vuelo con mis dos primeros singles ya en la calle: “Pura Babel” y “Soy”, canciones que hablan de lo gratificante que es creer en uno mismo como arma de superación y que forman parte de mi próximo EP “SOY” que viene llenito de sorpresas. 

El 2021 viene cargado de esperanza, el mejor alimento para seguir adelante. Porque la vida es eso: Escucharse y siempre seguir sin pensar tanto. La acción y la valentía abren el camino. El tiempo vuela y tu lista de cosas URGE!! Todas las respuestas están en ti, y necesitas vivir para encontrarte con ellas… Atrévete a ser tú con tus luces y sombras que la vida te lo devolverá con creces. 

Latest Posts