“HABLA Y NO TE JUZGUES, SÉ COMPASIVA CONTIGO… ¡Y HAZLO CON SENTIDO DEL HUMOR!” Por Leyla Portillo Jaén

0
685

El Norte. Qué importante es no perderlo y perderse en él. Cuántas veces no habré dicho: ¡me siento saturada, me voy pa´l norte! El Norte me ha visto pasear sus campos, enfrentarme a sus olas, tomar una copita de vino con queso mientras siento el pelete, pasear por las calles de sus pueblos, visitar sus museos… El Norte me ha visto RESPIRAR Y SENTIR, SENTIR Y RESPIRAR, pero, sobre todo, me ha visto ESCRIBIR.

¡Cuánto bien me ha hecho hacer visible lo que pienso, vomitar lo que siento, plasmar mis sueños! Lo empecé a hacer cuando era tan solo una niña y ahora es lo primero que recomiendo a las personas a las que acompaño como psicóloga.

Las mujeres tenemos que escribir, contar y compartir nuestras historias. Es casi una responsabilidad con el movimiento feminista y para nuestra salud mental y emocional. Tanto hombres como mujeres tenemos el deber de leer y escuchar la voz de las mujeres, porque hasta hace muy poco, la visión y construcción del mundo era únicamente hecha por parte de los hombres. Si las mujeres no contamos cómo experimentamos la vida, ¿cuál es el camino a conocer lo que es “normal”, o mejor dicho lo natural para las mujeres? ¡Porque mira que se han empeñado en desnaturalizarnos, incluso llamándonos locas por experimentar y vivir la vida! Como digo,

las mujeres tenemos que escribir, contar y compartir nuestras historias. Entre más lo hagamos, más ayudaremos a otras a hacerlo, más normal y naturales nos sentiremos todas.

Esta es mi filosofía de vida como persona y como psicóloga:

HABLA Y NO TE JUZGUES, SÉ COMPASIVA CONTIGO… ¡Y hazlo con sentido del humor!

De ahí que todas mis historias empiecen como los capítulos de la serie de comedia por excelencia Friends: “EldeCuando…”, porque el humor negro, la ridiculización, dramatizar con humor lo que nos ocurre es saludable en sí mismo. Yo tengo muchos “El de Cuando…”:

Eldecuando..:viajésolaporprimeravez,me despidieron, perdílavirginidad, “EldeCuando…MeCrucéConUnNarcisista

básicamente cuenta la historia de una Leyla que se creía inmune al sistema patriarcal

Hasta ese entonces, nunca me había sentido discriminada y pensaba que era muy fuerte como para permitir que una pareja hombre opinara sobre mi economía, mi capacidad para ser madre, el contenido que subía a las redes sociales o mi pasado sexual. En este “El de Cuando…” me doy permiso para validar las emociones que durante esa relación sentí y reconozco mi propia vulnerabilidad.

Escribir permite que se dé el proceso de aceptación de la vulnerabilidad donde radica realmente la fortaleza de todas las personas. Reconocer y compartir que estuve ahí, que toleré que me humillara, me sometiera, me cuestionara, dudara hasta de mi capacidad de amar… Es lo más fuerte que como persona y psicóloga me ha hecho en los últimos años.

Mi perspectiva cambió por completo. Empecé a informarme, a leer sobre filosofía del feminismo, a seguir cuentas de Instagram que compartían información veraz y datos contrastados, y conecté muchísimo con uno de los valores que me guían: la JUSTICIA SOCIAL.

Este valor me llevó, por un lado, a incorporar la perspectiva cultural, feminista y de género a la consulta individual, empecé a crear grupos de apoyo para mujeres a través de los cuales trabajábamos el empoderamiento, impartir formaciones a grupos reducidos explicando qué es el feminismo y, por otro lado, comencé a ser, como suelo decir, un poco, activista.

En 2 años he llevado a cabo 4 iniciativas a favor de la justicia social: 2 proyectos audiovisuales y 2 encuentros benéficos junto a mujeres de mi vida.

El encuentro de este año, “Aquí Cabemos Tod*s” se profesionaliza aún más, se hará en formato online y responderemos a dos preguntas clave:

¿PorquéelPatriarcadonosafectatantoahombrescomomujeres?”

y“¿PorquéeselFeminismoelantídotoalarepresiónquesufrimostodoslossectoressociales?”.

Reconocer mi vulnerabilidad es lo único que me ha ayudado a acompañar a otras mujeres y a otros hombres en sus procesos emocionales con el fin último de crear un mundo más justo. Ojalá que este artículo te ayude a ti, mujer del norte, a escribir, contar y compartir. Todas las personas necesitan que mujeres vulnerables continuemos la revolución

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here