“SOY UNA FIRME CONVENCIDA DE QUE SOMOS UNA ALDEA GLOBAL Y QUE, CADA VEZ QUE CONOCEMOS UNA NUEVA CULTURA, NOS DESARROLLAMOS COMO PERSONAS”

0
324

Por Queila Delgado (Santa María de Guía)

Soy Queila, nací en Santa María de Guía y el colegio de las monjas en Gáldar fue mi escuela. Desde pequeña tenía curiosidad por el extranjero y escuchaba las historias de los viajes de trabajo de mi abuelo con devoción, mientras giraba el globo terráqueo e iba señalando los países que quería conocer. 

Y tuve suerte, con becas y el esfuerzo de mi familia, pude ir a estudiar la carrera de Comercio Internacional a Inglaterra cuatro años y uno a Alemania. No obstante, siempre se echa de menos el hogar. Regresé al finalizar mis estudios, pero quería seguir teniendo una visión internacional. Tuve suerte y con una beca me pude incorporar profesionalmente a PROEXCA, la empresa pública del Gobierno de Canarias para la atracción de inversiones y promoción de exportaciones.

Desde que comencé a los 22 años, pude unir mi pasión de ayudar a Canarias atrayendo inversión y creando empleo, con la de viajar y seguir expandiendo horizontes. Soy una firme convencida de que somos una aldea global y que, cada vez que conocemos una nueva cultura, nos desarrollamos como personas. Los primeros años de mi carrera me tocó principalmente: Alemania, Reino Unido y los países escandinavos. Ya embarazada pasé al sector privado en Madrid por tres años, para luego regresar a mi pasión de servicio público con PROEXCA. Hay falsas creencias de que cuando una es madre ha de dejar su carrera profesional de lado, y no es cierto, siempre y cuando tengas una pareja con la que compartir las responsabilidades. Obviamente, la familia también es de mucho apoyo cuando hay

viajes. Quiero aprovechar para animarlas a participar en las becas que saca cada año PROEXCA para trabajar durante doce meses en el extranjero, desde Paris a Kuala Lumpur, pasando por Dakar o Bogotá. En este sentido, un gran abrazo a María, Helena y Carolina, que son excelentes profesionales que han estado apoyándome este año desde Toronto, Los Ángeles y Nueva York. En mi época, no existían esas becas y solo las personas con recursos podían ir a Madrid para hacer las del ICEX… ¡Así que aprovechen la oportunidad!  

Como soy una persona inquieta, hace cinco años, cuando surgió la oportunidad de trasladarme a trabajar desde la Embajada de España en Washington D.C., no lo dudé y me fui con mi hija, que por aquel entonces ya tenía 10 años. En estos años, he tenido la oportunidad de promover el sector audiovisual canario en EEUU y Canadá, Canarias como hub hacia África, lanzar el programa de licitaciones y, los dos últimos, comenzar a trabajar con países latinoamericanos para promover el comercio en ambos sentidos.

En Canarias hay mucho talento, dentro y fuera, solo hay que creer en ello y seguir trabajando con esfuerzo. Uno de los mayores logros por los que me siento muy satisfecha fue el lanzamiento de la primera edición del Woman Impact Summit https://womanimpactsummit.com , que sumó cuatro iniciativas diferentes para lanzar un congreso donde se inscribieron más de 4.000 mujeres y se dieron consejos y herramientas desde cuatro continentes (Europa, América del Norte, Latinoamérica y África) para que las mujeres emprendan y se vuelquen en la internacionalización. Pueden verlo en YouTube y tienen herramientas en su página web. La actual consejera de Economía, que a su vez fue directora del Instituto de la Mujer, fue una gran impulsora. El norte tiene mucho que ofrecer y está demostrado que las mujeres con menos dinero generan más productividad. Hay que crear redes y ofrecer los recursos, porque las mujeres empoderadas pueden desarrollar la economía local. PROEXCA, en ese sentido, ha desarrollado también toda una línea de formación enfocada en la mujer.  

Y como decía Santa Teresa de Calcuta: “Quien no crece se encoje”, así que, justo hace un mes, me he pasado a otro reto que es trabajar para la división de Comercio e Inversión del Banco Interamericano de Desarrollo. Seguiré en Washington DC, pero ahora involucrada con América Latina para promover y favorecer la inversión en los países de la región. 

A nivel personal, creo que hay que soñar y no hay sueños grandes si uno se esfuerza. ¿Quién le iba a decir a esa niña que pasaba los recreos en la plaza de Gáldar que iba a estar con embajadores, presidentes o los directores de los grandes estudios de Hollywood? Igualmente, todo tiene sus pros y sus contras; recuerdo en la cafetería de la universidad que, por el frío, todo el mundo se veía dentro de las casas y no era tan fácil conocer gente nueva, o las temperaturas infernales (-10 y 15 grados) de los viajes en invierno a Noruega o Canadá. O cuando te mudas a un nuevo país y los dos besos son una gran ofensa, y ni siquiera sabes donde puedes ir a comprar las medicinas, porque no hay farmacia como tal sino una mezcla de parafarmacias, y no sabes qué productos o marcas de alimentos te van a gustar o que los bares la última copa que sirven es a las 10 pm tras la campana.

En cualquier caso, les animo en lo que puedan a abrirse a otras formas de ser y a ver el mundo como una aldea global donde todos podemos aprender del resto. Y, sobre todo, animo a las mujeres a creer en su potencial, que, muchas veces por cultura y la imposición de la modestia, no nos permitimos creer en nosotras mismas.  Que el 2021 sea un año de nuevos comienzos y nuevas rutas que marcar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here