ÚLTIMAS ENTRADAS

“Soy de las que pienso que nada sucede por casualidad”

Me llamo Elsa Marrero y, a mis 33 años, me defino como una mujer emprendedora. Y tanto es así, que he podido sacar adelante diversos proyectos que me he propuesto, combinando mi labor profesional con la personal, en la que destaco mi faceta como madre de un niño y pronto de dos. 

A continuación, quiero contarte cómo fue el proceso de creación de mi restaurante Pai Pai Beach, ubicado en el municipio de Santa María de Guía y, más concretamente, en el barrio costero de San Felipe, para que entiendas el motivo de sentirme tan orgullosa de este sueño cumplido y, animarte, con ello, a que tú también persigas todo aquello que anhelas. Allá voy:

Estuve varios años “empujando” a mi madre.
Yo veía claro que ella podía, pero nunca se atrevió. 

Tras un largo y duro día de obras en casa cargando escombros, busqué desesperadamente el mar. Necesitaba sumergirme. Liberar el cansancio y recargar pilas. 

Soy de las que pienso que nada sucede por casualidad. No en vano, algo en mi interior me decía que estaba a punto de vivir un cambio potente. 

Entonces, vi el cartel de “se alquila”. Llamé sin pensarlo, por simple curiosidad. Al ratito estaba visitando el local dónde hoy existe el último de mis sueños cumplidos: Pai Pai Beach. 

Puede decirse que ha sido un loco impulso. 

Cuando me vi en más obras transformando el local, me preguntaba… ¿Quién me manda a mí? Porque para ser sincera, fue realmente agotador: lidiar con los obreros y conciliar esta nueva aventura no solo con mi maternidad monoparental, sino también con otro de mis grandes proyectos: Videoemociona. 

Para colmo, mi madre y yo pasábamos por un bache en nuestra relación y, en ese momento, no conté con su apoyo y ayuda para sacar el nuevo proyecto adelante. Proyecto que, además, surgía para ella, para su realización profesional e independencia económica. 

Fue duro.
Lloré de rabia.
Escuchaba comentarios machistas por parte de mi entorno, de los obreros, proveedores… Opinaban con total libertad, como si yo necesitara de sus consejos para que realmente saliera bien. Todos dudaban de mi capacidad para arrancar un negocio de hostelería siendo tan joven (32 años entonces) y madre soltera… Sin embargo, yo me sentía muy segura de lo que estaba haciendo. Tenía las ideas claras de lo que quería y el objetivo que perseguía. 

No obstante, confiaba plenamente en que, a pesar de sentirme sola, no lo estaba.
Siempre he sentido que hay una fuerza universal que me acompaña, me arropa y sostiene en todo momento, sobre todo en los vulnerables y difíciles. 

Y por supuesto, no me olvido de todas mis amistades que estuvieron ahí lijando, pintando, limpiando a tope… Sin su ayuda no hubiera sido posible. 

Hace casi un año y medio que abrí las puertas de Pai Pai Beach. Sin socias, aunque he de reconocer que al principio las busqué. 

Puedo decir que he sobrevivido a una pandemia mundial, y lo más importante, que he cumplido con el propósito de todo esto: mi madre y otras tres personas tienen un puesto digno de trabajo. Ese, sin duda, es mi primer sueño cumplido. Y el segundo, que todos los clientes que hacen posible @paipaibeach se sienten como en casa. 

Cualquier cosita con amor, que nace de las entrañas, triunfa. 

Así que no lo dudes, si lo sientes, hazlo, aunque no tengas muy claro cómo. Una vez des el primer paso, el camino va apareciendo. Todo es posible. 

Elsa Marrero 

Latest Posts