“SOMOS ESOS CAMBIOS QUE QUEREMOS VER EN EL MUNDO Y HACIENDO COSAS PEQUEÑAS, AL FINAL CONSEGUIMOS CAMBIAR UN POCO TODO LO QUE NOS RODEA”

0
381

Por Patricia Gil Ramírez

Mi nombre es Patricia y tengo 26 años. Resido en un barrio de Santa Brígida llamado Pino Santo Bajo y soy enfermera. Trabajo en una clínica de diálisis, pero me gustan tanto los niños que, además, tengo un máster en enfermería escolar. Actualmente, curso un Ciclo Superior en administración y gestión de finanzas. 

Siempre he sido una persona muy estudiosa. Tras haber puesto mucho esfuerzo en terminar la educación secundaria y el bachillerato de ciencias, conseguí entrar en la carrera de enfermería. Tuve que trasladarme de isla para cursar los estudios, pero creo que fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Una isla increíble, con lugares encantadores y gente que me acogió desde el primer día como si fuésemos familia. Hoy en día, seguimos así aunque nos separen algunos kilómetros de distancia. 

Tras acabar la carrera, encontré trabajo relativamente rápido. ¿Dónde? En la misma clínica de diálisis donde trabajo actualmente.  

Al poco de empezar a trabajar en este centro, una compañera me propuso hacer un viaje de voluntariado… ¡A África! Al principio, tuve bastante respeto y me cuestioné si al aceptar la propuesta, había hecho bien. Pero luego dije, ¿por qué no?. Meses más tarde, allí estaba, subida a un avión rumbo a Gambia. Nada más pisar la tierra africana, supe que sería la mejor experiencia de mi vida, además de la más increíble. Efectivamente, así fue. Gambia es conocido como el país de la eterna sonrisa. Sus calles, sus gentes, un ambiente completamente envolvente. País donde te lo dan absolutamente todo a cambio de nada, y no hablo de cosas materiales. Tras ese viaje, decidí continuar siendo voluntaria; de ese tipo de personas que el mundo necesita para ser mejor. No he podido arrepentirme ni un solo día después de haber tomado aquella decisión. Somos esos cambios que queremos ver en el mundo, y que además cuando nos juntamos haciendo cosas pequeñas, al final conseguimos cambiar un poco todo lo que nos rodea. 

Llevo años trabajando mano a mano con personas maravillosas residentes en Gambia, pero no fue hasta hace 7 meses cuando formamos equipo, creamos y dimos forma a la Asociación Harit Gambia, una asociación de cooperación y ayuda al desarrollo sostenible en Gambia. Dimos los pasos con miedo, pero firmes. Harit Gambia se define como una ONG que trabaja por un impacto real, positivo y prolongado en las acciones que lleva a cabo. Surgimos de la necesidad de hacer las cosas bien, de la mejor manera posible. Pretendemos ayudar siempre desde el corazón, pero usando la cabeza. Queremos trabajar mano a mano con el pueblo africano. Decidimos aventurarnos porque sentimos la necesidad de tratarnos como a iguales y, si aquí tenemos el derecho a una vida digna con las necesidades básicas siempre cubiertas, ¿por qué ellos no?. Harit Gambia quiere ser y favorecer el cambio que se necesita en muchos pueblos y aldeas. 

Esto no es un hobby, es también una forma de vida. Soy consciente de que esta es una época difícil para afrontar todos estos cambios, pero difícil no significa imposible. Se necesita un poco de tiempo, dedicación y ganas de hacer las cosas bien. Ahora mismo, mi vida gira bastante en torno a la asociación, pero no me cuesta. Se que todo el esfuerzo y empeño que ponemos aquí, allá se ve realmente reflejado en las vidas de todos aquellos a los que ayudamos, y es algo tan reconfortante, que no cambiaría por nada de este mundo. 

Gracias a la vida por ponerme la oportunidad en el camino en el momento perfecto. Todas esas experiencias que he acumulado hasta hoy son las que me han convertido en la persona que soy.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here