“SOLO DANDO LAS GRACIAS, GENERAS UNA ENERGÍA MUY POTENTE Y ATRAES MÁS DE ESA ENERGÍA”

0
399

Por Esther María Armas Pérez (Gáldar)

Mi vida, esta vida, en estos momentos, sigue enseñándome que el camino del agradecimiento es complicado. En ocasiones, parece más fácil tirar la toalla; sin embargo, siempre hay algo que se activa en mí, que me hace volver a la batalla de mi vida. 

Soy Esther: hija, madre y hermana. Hoy doy gracias a la vida, a mi familia y a mis hijos, que, aunque tienen dificultades psíquicas, son y han sido mis mejores maestros. Ellos me han enseñado nuevos caminos; con ellos aprendí que solo vamos a vivir una vez, y si es así, mejor vivir agradeciendo y dando lo mejor que tenemos. 

Muchas veces todo me parece un sueño y, dentro de ese sueño, pueden aparecer pesadillas… ¿Te ha pasado alguna vez tener esa sensación de sueño y pesadilla?

Si es así, agradécelo, porque estás vivo. Hoy podemos decir que es el tesoro y el regalo más grande que nos da la vida, pero, a veces, no pagamos con lo que se requiere, no cumplimos con nuestra parte y eso, amigo, nos pasa factura cuando menos lo pensemos, porque cada acto o cada vez que generes un pensamiento, un sentimiento, una emoción e, incluso, una palabra, tiene una vibración, acción y reacción, consecuencia y resultado. Imagina qué responsabilidad tenemos. 

Solo dando las gracias, generas una energía muy potente y atraes más de esa energía. Aunque a veces las situaciones parecen romperte y hacerte pedazos, da las gracias, porque siempre después de una desgracia vienen cosas mejores. Nunca sabemos por qué pasan las cosas, pero si observamos y tomamos conciencia, veremos que todo tiene una razón, aunque muchas veces lo neguemos y queramos que las cosas sean de otra manera, pero así no es. Viene como viene y hay que aceptarlo y agradecerlo, porque las enseñanzas que traen tienen su sentido, su ser, su forma; así es y ha sido la evolución, y todo se repite. 

Así que mejor agradecer: por vivir, por respirar, por sentir, por caminar, por tener y por poder dar a los demás lo mejor de nosotros mismos. 

Por todo ello: gracias, gracias y gracias.

Para finalizar, les dejo con la cita que he escogido para la ocasión y que resumen muy bien lo que he querido transmitir: “Si vives quejándote, la vida te dará más cosas de qué quejarte. Si vives agradeciendo, la vida te dará más motivos para agradecer”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here