miércoles, noviembre 25, 2020

ÚLTIMAS ENTRADAS

Con motivo de la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cuyo movimiento comenzó en el...

Ofelia Reyes Ortega: “Una empresa del sector primario es una forma de vida”

El pasado 11 de noviembre, se cumplían 26 años desde que sus padres fundaran esta empresa familiar en Valleseco, en la que también trabajan tres de sus cuatro hermanos. 

En la actualidad, dan empleo estable a 18 personas de forma directa, así como cuentan con alianzas para tener cubierta toda la cadena productiva y poder centrarse en la elaboración de un queso de calidad contrastada a un precio muy competitivo.  

Ofelia, cuéntanos cómo se han repartido el trabajo en la empresa… 

Somos cuatro hermanos y cada uno tiene encomendada un área. De esta forma, uno de ellos es el encargado de producción, otro de distribución por repartos de la propia empresa y otro de la recogida de la materia prima. Y yo me encargo de la acción global de la empresa; mi tarea está centrada en la administración, calidad y distribución al mayor del producto. 

¿Qué sacrificios has tenido que hacer por el negocio familiar?

Dedicarle tu vida. Cuando trabajas en el sector primario, la empresa no la puedes mirar como si fueras un empleado al uso con su horario bien definido, sino que la empresa es una forma de vida. No puedes decir: de tal hora a tal hora voy a trabajar, porque siempre estás al tanto de los problemas que puedan surgir y de las oportunidades que no te puedes perder. Entonces, se trata de incorporar estas dificultades a tu forma de vivir. 

¿Cómo se lleva lo de gestionar una empresa en un ambiente rural?

Es una pregunta muy interesante. Yo empecé muy jovencita y siempre pensaba: qué aislada estoy aquí, no conozco a gente, siempre en el mismo entorno, siempre está vacío… pero actualmente, y sobre todo después de lo que ha pasado con el coronavirus, te paras a pensar y reconoces que somos muy afortunados de poder gestionar la empresa en un medio rural, que no está decreciendo, sino todo lo contrario, porque últimamente se ve mucho más movimiento en el pueblo. Además, con la mejora en las comunicaciones, estamos a media hora de la capital, y tenemos Internet, que antes iba lento, pero ahora ya llegó la fibra. En definitiva, cada vez te sientes más integrado y afortunado de trabajar en una zona como Valleseco. 

¿Tienen toda la cadena productiva? 

No, cuando empezamos a trabajar hace ya 26 años, teníamos nuestros propios animales, pero una vez compramos un recogido de leche y nos fue muy bien, por lo que mi padre decidió quitar los animales y centrarnos en la recogida y producción de nuestros productos. Además, gestionamos dos empresas de Valleseco que se dedican a coger la leche y producirla, y venden a mayorista, pero nuestro principal distribuidor es ‘Quesos Madrelagua’.  

¿Qué opinas que les falta para seguir creciendo?

En la actualidad, estamos en un tamaño intermedio, lo que supone una gran dificultad, porque no estás entre los pequeños artesanos ni en los grandes industriales, y, a la hora de recibir ayudas, te quedas en medio. Por ello, siempre tenemos que luchar para que no se olviden que las empresas medianitas también necesitamos de ayudas para avanzar, porque no tenemos los medios de los grandes industriales, pero contamos con más producción que los pequeños artesanos. En conclusión, siempre tienes que tener ganas de avanzar, pero tampoco hay que obsesionarse con llegar a un punto que no puedes asumir, aunque quieras. 

¿Consideras que Quesos Madrelagua necesita promoción por los canales digitales o se vende solo?

Cuando nosotros empezamos a producir, nuestro producto se vendía solo, porque empezamos en una época muy buena, en la que era fabricar y vender. Pero llegó la primera crisis y salieron los competidores, porque mucha más gente se dedica a la producción quesera aquí.  Entonces, te tienes que promocionar porque ya no te vale lo que hacías antes. En este sentido, tenemos que aprovechar el auge de las redes sociales, que, además, son totalmente gratuitas, no como el alto coste que suponía antiguamente la publicidad convencional.   

Hablando de la competencia… ¿Cuál es el elemento diferencial de Quesos Madrelagua?

Lo que tiene nuestro queso de especial es que, además de seguir produciéndolo de la manera más natural posible, hemos intentado mantener una producción tradicional y, a su vez, puedes tener la tranquilidad de que es un buen producto y no escasea, y que la relación calidad – precio es muy competitiva. 

Ya cuentan con bastante variedad… ¿Hay previsión de aumentar la oferta?

Sí, esta es una de las evoluciones que hemos hecho a lo largo de los años, porque, cuando empezamos, esto era sota, caballo y rey; teníamos frescos, semicurados y curados, de pimentón y de gofio. De ahí no nos salíamos ni siquiera con los tamaños, que lo había de kilo y medio, y tres Kilos. Pero, actualmente, la demanda te pide muchos otros tipos, tanto en variedades como en tamaños. Hay que escuchar al mercado para saber lo que quiere.  

¿Crees que en Canarias mimamos los productos locales?

Sí, y cada vez más. El producto canario es un orgullo y una de nuestras fortalezas en el mercado. Como ejemplo, te diré que en la feria que se celebró en Valleseco en marzo, que fue antes del confinamiento, fue muy grata la gran cantidad de ventas que tuvimos en un fin de semana, porque nunca pensé que, siendo un producto local, que se tenía a mano, en comparación con otros quesos que venían de la península, la gente se volcara con nosotros. 

¿Consideras que ha funcionado el llamamiento que se hizo de consumir productos canarios?

Sí, funcionó. Nosotros compensamos con el reparto a domicilio las pérdidas de la restauración y, por otro lado, también tenemos que agradecer el apoyo del Cabildo, que no cerró los ojos y, a pesar de no entrar en las ayudas porque estaban destinadas a empresas más pequeñas, buscaron la manera de apoyar a empresas como la nuestra. Te das cuenta de que hay un respaldo detrás para que esta economía no se pare. 

Durante estos meses, han realizado varias donaciones a diferentes instituciones sociales …

Sí, llegamos a la conclusión de que no íbamos a desperdiciar nuestro producto, por lo que aquel que no íbamos a poder vender ni mandar, se iba a destinar directamente a las ONG, tipo Cruz Roja o Cáritas Diocesana de Canarias. Sin duda, es una satisfacción que ese producto lo pudieran aprovechar muchas familias. 

Ya para finalizar y teniendo en cuenta lo extraño que ha sido este año… ¿Qué le pides a 2021?

Le pido que nos despertemos por fin de esta pesadilla y que, además de encontrar la vacuna, podamos resistir la mayor cantidad de población posible, porque sabemos que ahora mismo en Canarias es quizás donde mejor estamos, pero no se puede bajar la guardia. 

Latest Posts

Con motivo de la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cuyo movimiento comenzó en el...