“NO RENDIRME ME HA LLEVADO A DONDE ESTOY AHORA”

0
145

Por Jennifer Moreno Sosa (Gáldar)

Me llamo Jennifer, tengo 29 años y soy arquitecta autónoma, cofundadora de MOSA Arquitectos.

Nací y crecí en Gáldar, aunque en la actualidad vivo en Firgas.

Desde pequeña me encantaba construir con piezas de lego, plastilina o migas de pan. Con mis amigos jugábamos a construir casetas. Me gustaba pensar en cómo las íbamos a levantar y techar con las cosas que nos encontrábamos. Fue de mis primeros trabajos en equipo, donde cada uno aportaba ideas, recursos, transporte y mano de obra. Cada vez que terminaba una, ya estaba pensando cómo mejorarla, ampliarla o construir la siguiente.

Siempre me ha gustado dibujar. Disfruté mucho cuando tenía 14 años, salía de taekwondo, en el gimnasio ‘Kim Gáldar’, y entraba en clases de Bellas Artes en la segunda planta del edificio del Cine Guaires. Aprendí mucho sobre dibujo, color y profundidad, pero no fue hasta primero de bachiller que decidí estudiar Arquitectura. Al cursar la optativa de Dibujo Técnico, descubrí cómo el dibujo era una herramienta técnica para pensar, para crear. Fue duro anunciar a mi familia de golpe que no iba a estudiar Medicina, que quería estudiar una carrera técnica, que quería estudiar Arquitectura. Al terminar bachiller en el IES Roque Amagro, sería la única de mi promoción en entrar en la Escuela de Arquitectura de Las Palmas de Gran Canaria.

Creí que la carrera iba a ser lo más importante en ese período de mi vida. Fue algo a lo que le dediqué la mayor parte de mí. Pero la vida sigue en paralelo y suceden cosas que marcan. Cosas más importantes, como ver a mi madre superar un cáncer y darme ánimos y suerte para la próxima entrega; ver a mi abuela sobrevivir a varias operaciones y decirme “ve a estudiar tranquila, mi niña, que abuela está bien” o seguir adelante después de la muerte de un amigo. No fue fácil, pero estoy rodeada de mujeres fuertes y luchadoras que me animaban a seguir, a mejorar y a aprender de los fracasos del camino, a aceptar el ahora y a luchar por el futuro.

Durante mi paso por la universidad colaboré con muchos compañeros, pero sobre todo con Moisés Santiago. Desde el comienzo, fuimos conscientes de que juntos hacíamos cosas increíbles. Por eso, unos meses después de terminar la carrera, nos inscribimos para participar juntos en el Concurso de Ideas de Arquitectura para la mejora de las plazas del Casco Histórico de Santa María de Guía. En ese momento, decidimos crear una marca conjunta, un estudio de arquitectura y emprender. Lo Llamamos MOSA Arquitectos. Y, hace tres años, tuvimos nuestro primer reconocimiento, cuando los ciudadanos de Guía eligieron nuestra propuesta como la ganadora.

fbt

“Solos podemos hacer muy poco; unidos podemos hacer mucho”,
Hellen Keller.

El comienzo fue duro. Trabajaba desde casa, tenía poca visibilidad, nos conocía poca gente y el trabajo llegaba a cuentagotas. Muchas veces pensé en abandonar, porque implicaba mucho sacrificio y pocos beneficios, pero me gustaba tanto lo que hacía, que me esforcé al máximo para conseguir un hueco en el mercado. Ahora MOSA Arquitectos ha ganado visibilidad, recomendaciones y referencias de nuestro trabajo, y hace un año que desempeño esta profesión en las oficinas del edificio Hermes en Guía. Tener paciencia, no dejar de intentarlo y, por supuesto, no rendirme me ha llevado a donde estoy ahora.

Este trabajo me aporta muchos conocimientos y competencias continuamente. He aprendido que como mujer joven y arquitecta hay que pisar con humildad, pero con mucha seguridad, las obras. Esto implica una formación continua. Aunque ser autónoma y estudiar no es fácil, es necesario para mantenerme actualizada y especializarme. Ya he terminado varios cursos y dos másteres propios en metodología BIM y estructuras. Y tengo claro que seguiré formándome en este sector tan interesante que es el de la construcción.

Hoy, a pesar de la crisis sanitaria, me veo con más ganas que nunca de continuar con el sueño que inicié hace tres años. Mi objetivo es mejorar en mi trabajo y dar lo mejor de mí para prestar un buen servicio a las personas que cuenten conmigo para reformar, ampliar o construir de cero su vivienda. Tengo suerte de trabajar en lo que de verdad me apasiona, la arquitectura, y es que ser arquitecta por cuenta propia me da libertad para diseñar, para crear y para organizarme. En definitiva: libertad en todos los sentidos.

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.”

Confucio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here