“LOS CAMBIOS SURGIDOS POR LA COVID-19 HAN HECHO VISIBLE LA NECESIDAD DE LAS TRES ASOCIACIONES QUE PRESIDO”

0
294

Por Mari Carmen Pérez Castellano (Moya)

Me llamo Mari Carmen y nací hace 47 años en un hermoso pueblo del norte de Gran Canaria, llamado Fontanales, en la Villa de Moya. Soy madre de dos hijos: uno de 22 años, Jorge Valentín, y otro de 20, Héctor, de los que me siento muy orgullosa. 

El nacer en un mundo rural te hace luchar contra muchas barreras y más cuando eres mujer.

Desde niña ayudaba a mis padres en la ganadería y agricultura, ya que me apasionaba, y prueba de ello es que, tras estudiar EGB, me apunté en el Instituto de Santa María de Guía para hacer BUP. Sin embargo, a los dos días ya estaba llorando para que me fueran a buscar, porque no quería seguir allí, sino ir a ayudar a mis padres en lo que tanto me apasionaba.

Pasados los años, y teniendo en cuenta la edad de mis padres, decidí que ya era hora de hacer un relevo generacional y montar mi propia quesería, llamándola “Quesos Madre Vieja”. En la actualidad, mi padre, con sus 85 años, aún sigue ayudándome con el ganado. De mi madre, que nos dejó hace unos pocos años, quiero destacar las enseñanzas que me transmitió, ya que de ella fue de quien aprendí a elaborar mis quesos.

Mis padres vendían los quesos a intermediarios. Yo, en cambio, empecé a ir a ferias para venderlos y darlos a conocer. Tras las ferias empezaron los Mercados Agrícolas de Gran Canaria, donde también asistí para vender.

En estos momentos, llevo tres asociaciones como presidenta.

Hace 12 años, desde Aider Gran Canaria, lanzaron a los queseros Artesanos la posibilidad de crear una asociación para trabajar en conjunto el valor del producto. Me propusieron ser la presidenta de este gran proyecto llamado “Asoquegran”, del cual aún sigo al frente.

Años después, en los mercados agrarios a los que acudía para vender los quesos que mi madre y yo elaborábamos, se habló de crear otra asociación: “Mercados Agrarios”, de la cual también estoy al frente.

Tanto trabajar por dar valor al producto de km0, artesano, siendo mujer en el mundo rural, donde debes luchar para sobrepasar las barreras que te van poniendo, te crea la necesidad de buscar la manera de visibilizar el trabajo y dedicación que hay detrás de cada una de nosotras. Y de esta necesidad, nace “Ceres Canarias” (Asociación de Mujeres del Mundo Rural).

En este 2020, dónde los cambios surgidos por la COVID-19 nos han hecho cambiar la forma de vivir y de adaptarnos, han hecho visible la necesidad de estas tres asociaciones que presido. La alimentación y el trabajo que hay detrás de cada persona que se dedica a un mundo no demasiado valorado, en relación a la cantidad de horas que hay que dedicarle, ha demostrado que es esencial, que hay que cuidarlo y darle un precio justo para que esas familias implicadas sigan apostando por el mundo rural.

En definitiva, soy una mujer rural que está muy orgullosa de serlo y que, a pesar de tantas barreras en mi camino, he luchado por mis ilusiones y, sobre todo, disfruto de mi trabajo en el ambiente en el que nací. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here