“LO QUE TE HAGA LATIR ES LA RESPUESTA QUE ESPERAS”

0
795

Por Inmaculada Rodríguez Flores (Gáldar)

Mi nombre es Inmaculada Rodríguez Flores y soy barrialense. Tuve el privilegio de nacer en casa, en la casa de mis abuelos, donde vivían mis padres y como se hacía por esa época, ya que cuando los hijos se iban casando habilitaban o construían una habitación y con suerte una cocina en la casa de sus padres, hasta construir la suya propia.

De todo eso hace ya 53 años.

Durante la infancia y juventud, viví entre Gáldar (los fines de semana) y Maspalomas, aunque tres de esos años estuve en Valladolid, a donde nos fuimos en plena crisis económica y siempre soñando volver. Desde hace ya más de una década vivo en Barrial nuevamente, tras tres lustros en Las Palmas de Gran Canaria.

En Valladolid fue donde escribí mis primeros versos, con 11 años, y eran a la isla de Gran Canaria, pues el isleño siempre añora el mar y al tener delante de mi ventana el río Esgueva soñaba con este Atlántico e imaginaba cómo el agua que pasaba delante de mis ojos llegaba a la playa de Sardina o a la de Maspalomas.

A los 23 años me casé en la Iglesia de Gáldar, y, a punto de cumplir los 25, tuve a mi única hija, Carmen Beatriz. Poco después el matrimonio se rompió, y aun así me volví a casar una segunda vez. 

Muy joven estuve colaborando en Radio Canarias Sur con un programa de música española, el informativo en castellano y alguna que otra entrevista. Cuando descubres algo que te apasiona, tarde o temprano regresa a tu vida, por lo que en la actualidad colaboro en Radio Gáldar con el programa Onda Poética, junto a Pedro Callicó, que me invitó hace ya casi un lustro a acompañarle, y ahí hemos seguido. También he estado en Onda Canaria junto a Anselmo Martín y Antonio Díaz, de eso hace ya algunos años, y fue cuando retomé esta afición.

Tras acabar el bachillerato quería ser psicóloga, y mi única posibilidad de estudiar era en la UNED, pero a finales de los 80, viviendo en Maspalomas sin internet, y pasando de la enseñanza habitual a la de a distancia, me fue imposible aprobar todo el curso, por lo que decidí incorporarme al mundo laboral y preparar unas oposiciones, tal como me aconsejaban en la familia, tentada por el horario de 8 a 3 que me permitiría tener las tardes libres. Conseguí plaza en la Administración y me enteré de que estaba embarazada de Beatriz con una semana de diferencia; a veces las cosas buenas vienen a pares. 

El tener trabajo estable me permitió no resignarme a la infelicidad junto a una persona que cambió drásticamente al año de estar casados.

Tras el divorcio recuerdo que lloré al leer “Las mujeres que aman demasiado” de Robin Norwood, pues llevaba mucho tiempo sin poder leer ningún libro y a este le siguieron muchísimos más, en especial de autoayuda. Cuando cumplí 40 años y mi hija me necesitaba menos en las tardes, tuve la oportunidad de estudiar la diplomatura de Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la ULPGC, en la modalidad on line, coincidiendo en la universidad con mi hija. Me matriculé con la curiosidad de aprender algo de Derecho, asignaturas sueltas, pero el azar me llevó a coincidir con unas compañeras maravillosas y entre todas unimos esfuerzos y nos animamos mutuamente hasta finalizar la carrera, conocimientos que me han ayudado en mi labor profesional.

Como curiosidad diré que siempre he estado buscando respuestas y en una ocasión se me presentó la oportunidad de aprender hipnosis y PNL con Horacio Ruiz, descubriendo de este modo a Carl Jung y Milton Erickson, entre otros. La primera opción fue la de que Horacio me hiciese unas sesiones de hipnosis, pero yo preferí encontrar los porqués. Siempre he sido muy curiosa y estos conocimientos me han ayudado muchísimo a la hora de encontrar fuerzas cuando han llegado los baches de la vida.

¿Han pensado alguna vez que la vida es cíclica y en ella se repiten las oportunidades, como si fuese una noria, y te invitase a atraparlas? Acabando los estudios, y gracias a los trabajos que nos asignaba el profesor de Psicología, Carlos Trueba, noté que me apasionaba no solo leer, sino también escribir, y comencé a hurgar en el mundo de los relatos, y posteriormente en la poesía (de jovencita pasaba horas leyendo a Tomás Morales, Bécquer, Neruda, Rubén Darío, Miguel Hernández, Lorca, Rosalía de Castro, Rabindranath Tagore), e incluso obtuve un accésit en un concurso que se hacía con motivo del aniversario de Galdós.

Todo comenzó un domingo de lluvia en el que no podía salir de casa. Me presenté a un concurso que vi en internet organizado por el escritor Alfredo Pérez (Ricardo Lampert) y los dos relatos que envié quedaron en primer y tercer lugar. Mientras se gestaba el libro en el que se publicaría la recopilación de los relatos de ficción seleccionados, conocí a gente maravillosa que también tenía las mismas inquietudes y me animé a seguir escribiendo. Pronto pude participar en publicaciones donde se compilaban relatos, poemas,  cuentos, etc. y también novelas en las que participábamos varios autores, estas últimas fueron publicadas a través de la web por la editorial Anaquel Literario, destacando entre todo ello el libro de relatos escrito por mujeres «Perdone que no me calle» que pronto verá su tercera edición, y el poemario denominado «80 mujeres» editado por AOC, donde se trata de dar voz a las féminas de este archipiélago, aunque no  fue hasta que cumplí los 50 años cuando me decidí a hacer una publicación individual con parte de los poemas que había escrito, «Quimeras de sal». Mis relatos y poemas también se pueden leer en la web de «Palabra y Verso» (asociación a la que pertenezco y creada en esta Mancomunidad por Pepa Molina), en el periódico digital Norte de Gran Canaria, en Tamasma Cultura, en las publicaciones de Escritos a Padrón, y en mi blog Vivencias Oníricas, entre otros lugares. Las publicaciones las hago bajo los seudónimos de Inma Flores, Irene Bulio, y en alguna ocasión Roberto Kamé. Además de a ‘Palabra y Verso’ también pertenezco a ‘ACTE Canarias’ y al ‘Club de los Retos de Dácil’.

Tengo en proyecto la publicación de un libro de relatos y otro de cuentos que se ha ido posponiendo por motivos personales y de salud. 

Si tuviese que hacer un resumen de mi vida diría que la salud, la familia y los amigos son importantísimos, pero el motor que te lleva a alcanzar tus sueños y metas personales es la voluntad, la ilusión por hacer cosas nuevas, y que, al escuchar lo que se dice a tu alrededor, tú tengas muy claro de qué estás hecho, qué es lo que quieres y necesitas hacer en la vida,  y dejar atrás al miedo que te inunda cuando decides actuar de forma diferente a como lo has hecho siempre, o diferente de lo que se espera de ti; tu alma sabe a dónde va, hazle caso. Lo que te haga latir es la respuesta que esperas.

El mismo agua hirviendo que ablanda una papa endurece el huevo ¿de qué estamos hechos?

Muchas gracias a Más nosotras, y en especial a Gema Díaz, por esta oportunidad. También darles la enhorabuena por esta magnífica idea, así como a quienes patrocinan el que se haya hecho realidad. Todo comienza con un sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here