“HOY PUEDO DECIR, CON 40 KILOS MENOS SOBRE MÍ, QUE DEDICO MI VIDA AL DEPORTE”

0
336

Por Fátima Mateos García (Firgas)

Si tuviera que relatar brevemente la historia de mi vida hasta mi presente, quizás, no sabría cómo empezar… 

Así que nombraré unos cuantos capítulos.

Mi nombre es Fátima, tengo 34 años y provengo del municipio de Firgas.

Es el lugar donde he crecido y espero, sin duda, poder envejecer. Para ser más exactos, en el barrio de Buenlugar, de donde pertenece gran parte de mi familia. 

Soy la más pequeña de tres hermanas, “la casa de las niñas”, como dice mi padre, al cual amo por encima de todo. Si hay algo que tuviera que señalar de mí, es el amor incondicional que siento por mi familia.

Mientras crecía y estudiaba, pasaba mis ratos libres en el barrio, jugando al fútbol y bailando con mis amigos y mis primos, entre otras cosas. Sí recuerdo aquellos momentos, eran de los mejores, sin duda. 

Fui creciendo, madurando y con ello, muchas inseguridades vinieron conmigo.

De pronto, aquella niña que jugaba al fútbol, que llegaba a casa llena de moretones en las canillas y que baila sin parar las “Spice Girls”, se convirtió en alguien muy sedentaria, que rechazaba el ejercicio físico y todo lo que tuviera que ver con el deporte.

La mezcla de hormonas, las inseguridades y la mala relación que, de pronto, había entablado con la comida, supuso una gran subida de peso sobre mí, tanto física como psicológicamente.

En mi adolescencia me enamoré por primera vez (la única vez), del que es hoy en día mi marido y padre de mi único hijo (me casé jovencita, con tan solo 20 años).

Nuestro hijo se llama Lionel, tiene 10 años y es lo más grande que me ha pasado en la vida. Formamos, junto a nuestro hijo y nuestra hija perruna Lupita, una pequeña, pero gran familia. Sin embargo, desde el pasado mes de abril (en plena cuarentena), desgraciadamente, nuestra perrita nos dejó después de más de 15 años junto a nosotros. No hay día que no llore su partida.

Un día, mi vida dio un giro de 360º, y a día de hoy puedo decir, con 40 kilos menos sobre mí, que dedico mi vida al DEPORTE, ¡y sí, en mayúsculas! Si diez años atrás, alguien me hubiese dicho que podría pasar horas y horas practicando deporte diariamente, jamás le hubiese creído, además de ser capaz de convertir mi cuerpo en mi mayor herramienta de trabajo.

Hoy me he convertido en mi propia jefa, tengo mi empresa donde imparto clases deportivas y actividades dirigidas.

Llevo más de siete años dedicándome apasionadamente a ello, e intento diariamente que mis alumnos se contagien conmigo. Me especialicé en diferentes formatos y actividades, pero tengo que destacar como actividades protagonistas: Zumba y Pilates. Cada clase que preparar es un nuevo reto para mí y para mis propios alumnos.

Además, la mayor parte de mi trabajo lo realizo en el pueblo de Firgas y mis alumnos, además de vecinos, se han convertido en amigos y gran parte de mi vida.

Este año 2020, en mi caso, está siendo muy complicado, por la pandemia, lógicamente, pero en lo profesional y personal aún más si cabe. 

Se presenta ante mí, un futuro incierto, donde queda por aparecer, probablemente, algún que otro capítulo malo… pero de lo que sí estoy segura es que no será el final de mi historia.

Mientras tanto, RESISTIRÉ. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here