“EN UN MUNDO EN EL QUE NO SE CONSIGA LA IGUALDAD ES QUE ALGO ESTÁ FALLANDO”

0
207

Por Sebastiana González Naranjo (Teror)

Me llamo Sebastiana, pero todo el mundo me conoce por ‘Chicha’, tengo 68 años y dos hijos. Mi vida entera siempre ha estado marcada por mi vocación de servicio a los demás, tanto en mi profesión (auxiliar de ayuda a domicilio) como en la política, en la que he desempeñado el cargo de concejala en Teror.

Y, precisamente, siendo edil de mi municipio, pusimos en marcha la concejalía de Igualdad, tan necesaria en aquellos tiempos, en los que las mujeres teníamos un poder muy limitado en general y, en el mundo rural, en particular. Además, impulsamos dos colectivos de mujeres: ‘Araucaria verde’ y, más adelante, la asociación ‘Más por nosotras’, que pretendía visibilizar el trabajo y las ideas que teníamos las mujeres terorenses, a través de talleres, salidas culturales, etc. Así nos conocíamos y aportábamos sugerencias para seguir trabajando. 

En mi etapa política, además, tuve la oportunidad de poner en marcha la concejalía de Servicios Sociales y, más concretamente, el servicio de ayuda a domicilio, entre otros. Fue mi gran pasión, porque sabía de su valor, debido a mi profesión, donde veía lo necesario que era ayudar a las familias más necesitadas. Desde aquí, mi reconocimiento y gratitud al equipo de Servicios Sociales, porque todo el trabajo que hicimos no habría sido posible sin su dedicación e ilusión. 

Lo cierto es que estuve muchos años en política aprendiendo continuamente y, sin duda, haber servido a mi pueblo y a mi gente, ha sido muy gratificante y todo un honor. Soy de las que pienso que la política tiene que ser un medio y no un fin. 

Por otro lado, fui la segunda mujer concejala en el municipio y, a veces, tenía que luchar con algunos compañeros para hacer ver lo importante que eran las entonces llamadas “concejalías Marías”, como eran Servicios Sociales e Igualdad, que, afortunadamente, hoy en día ya nadie las discute. Dichas responsabilidades siempre se las daban a las mujeres, porque ellos preferían otras. Asimismo, eran las que menos dotación económica recibían y, la verdad, era una lucha poder reivindicarlas. 

Construimos una plaza dedicada a la mujer, sobre la importancia de poner en valor dichas áreas, porque cuando la mujer se empodera y tiene sus posibilidades, consigue todo aquello que se propone. Por ello, hay que seguir trabajando por la Igualdad, porque todavía queda mucha lucha por delante. 

Por poner un ejemplo, conseguimos que hasta 400 mujeres tuvieran la oportunidad de visitar otras islas, que, en aquella época, fue toda una aventura, porque muchas no habían salido de Gran Canaria. Fue todo un reto también para la organización y una ilusión para tantas mujeres. Además, tuvimos la oportunidad de reunirnos con colectivos femeninos de otras islas. Y es que todavía se recuerdan aquellos viajes, que se llevaban a cabo en la semana de la mujer, junto a una serie de actividades, talleres, visitas culturales… Ahora se siguen haciendo, pero ya van a la península o a otros sitios, siendo menos accesibles para gran parte de las mujeres que quieren participar. 

Mi inquietud después de tantos años es seguir trabajando por la Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, porque en un mundo en el que no se consiga la Igualdad es que algo está fallando. Por ello, opino que todavía queda mucho por recorrer, tal y como reflejan las estadísticas de muertes y agresiones de cualquier tipo. 

Según mi experiencia, las claves para la buena marcha de estas áreas serían: tener buenos proyectos, caminar para buscar dotaciones y una propuesta: hacer la Casa de la Mujer a modo de punto de encuentro. En definitiva, la lucha continúa y, afortunadamente, hay gente joven muy inquieta. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here