“EN ABRIL, EL RESTAURANTE GRILL LA CUMBRE CUMPLIRÁ 30 AÑOS”

0
300

Por Rosa Delia Marrero Mayor (Tejeda)

Me llamo Rosa Delia, tengo 55 años y los últimos 30 los he dedicado a trabajar en el negocio de mi padre: el Restaurante Grill La Cumbre, ubicado en los Llanos de la Pez, en Tejeda. 


En la actualidad, este negocio lo regentamos mi marido y yo, así como tenemos contratados a mi hija y mi yerno, y dos empleados más que son ayudantes de cocina. 

La historia de este restaurante es curiosa, porque, en su lugar, mi padre tenía una granja de cochinos. En aquel entonces, yo trabajaba con mi suegra en la hostelería y mi marido era empleado del Parador Nacional de la Cruz de Tejeda.

El caso es que mi padre decidió montar el restaurante, animado por sus amigos y familiares, que le decían que el sitio era único para ese tipo de negocio y que tenía que aprovecharlo. 

Entonces, mi marido se pidió una excedencia y entre ambos lo arrancamos. Los inicios fueron, como en todos los negocios, duros, porque tienes la incertidumbre de si tendrá tirón o no, pero lo cierto es que empezó a funcionar poco a poco. Es verdad que al comienzo todo es pagar y reponer, pero trabajamos duro y podemos decir con orgullo, que en abril cumpliremos nada más y nada menos que 30 años desde su apertura.  

Una de las características de nuestro restaurante es la amplitud; caben unos 120 comensales, aunque ahora, por las restricciones, hemos reducido el aforo a 70. No en vano, hemos tenido que quitar mesas para poder separar las que hemos dejado y poder así cumplir con todas las medidas para evitar la propagación del COVID-19. 

Sin duda, la otra seña de identidad es la calidad de la comida y su vinculación al frío, ya que aquí servimos: potaje, chuletón, cordero, solomillo, garbanzada, cabrito… Y en cuanto a la clientela, hemos recibido de todo tipo, tanto locales como peninsulares y extranjeros. En estos momentos, al igual que en el resto de negocios, el cliente mayoritario es canario. 

Por otro lado, tengo que decir que el COVID se ha notado muchísimo. Estuvimos casi 4 meses cerrados y con el miedo de volver a abrir, porque estábamos todos en ERTE. Por ello, primero salimos mi marido y yo, luego saqué a mi hija y a mi yerno, y, cuando vi que la cosa iba funcionando, también a los otros dos chicos. Y así vamos tirando… 

Sin duda, 30 años dan para mucho y, por supuesto, contamos con muchas anécdotas, así como también podemos decir que en nuestro comedor han disfrutado de nuestra comida personajes populares como Paco Valladares o el exministro Josep Borrell.

Como en el resto de negocios, la incertidumbre está muy presente en estos momentos. Por ello, nos planteamos vivir el presente y, en este sentido, tengo que decir que nuestra temporada alta, que coincide con estos meses, está siendo muy productiva. En el puente pasado, por ejemplo, tuvimos una respuesta aplastante, ya que, con el frío, la gente viene a esta zona.  Vamos a cruzar los dedos para que siga así, sobre todo durante la Navidad. 

Por último, me gustaría decir que, aunque la hostelería es muy sacrificada, pues no entiende de fines de semana, festivos o determinadas horas, lo cierto es que me ha dado todo lo que tengo. Y espero que así siga siendo, porque es un trabajo que me encanta. 

Así que animo a todos y todas a venir a visitarnos, porque seguro que nuestra comida les ayuda a mitigar el frío que está haciendo, sobre todo en esta zona. Muchas gracias.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here