El periodismo como forma de entender el mundo.

0
852

Saray Encinoso

A veces se nace con una vocación y a veces esa vocación se construye, con el tiempo, sin que sepamos muy bien cómo hemos llegado hasta el lugar en el que estamos. No decidí que quería estudiar Periodismo hasta el último momento. En tercero de BUP escogí Ciencias Puras y me fue bien, pero ya intuía que yo, de alguna manera, lo que quería hacer era escribir y leer, dos aficiones que practiqué desde pequeña. Y fueron esas ganas de escribir y de leer las que motivaron que después de COU me marchara a Sevilla a estudiar Periodismo.

Estoy acostumbrada a escuchar que la carrera de Periodismo está entre las que más egresados arrepentidos genera. También se suelen incluir en esta lista los estudios de Ciencias Políticas y de Relaciones Internacionales. Yo en 2010, en plena crisis, dejé mi trabajo en un periódico de Tenerife para irme a estudiar un máster de Relaciones Internacionales y Comunicación a Madrid. Supongo que este camino que he ido recorriendo debería indicarme que no soy especialmente pragmática, que intento hacer aquello que me gusta, y que, quizás, debería tener una forma de ser algo más estratégica. Puede que entonces hoy estaría en otro lugar, pero, aunque a veces me canso de la profesión, creo que no hay otro oficio que me hubiese ayudado más a saciar mi curiosidad, que es variada y no se circunscribe a un área específica. Dedicarme al periodismo me ha permitido entender mejor el mundo en el que vivo. También me ha hecho replantearme siempre lo que pienso, ser consciente de que apenas existen certezas y saber que cambiar de opinión es una forma de aprender y de evolucionar.

A lo largo de los 15 años que llevo ejerciendo la profesión he trabajado en Diario de Avisos y El Día, donde tuve la suerte de especializarme en la información de carácter social y, especialmente, en contenidos educativos. También he trabajado en el gabinete de prensa de la Consejería de Políticas Sociales y ahora me encargo de la comunicación en el sindicato ANPE Canarias, adonde, de alguna forma, me ha llevado todo ese camino previo. 

Sin embargo, a pesar de los cambios, de haberme alejado algo de los periódicos, continúo vinculada a los medios de comunicación. Hoy complemento mi trabajo con colaboraciones en radio, televisión o prensa, además de participar en presentaciones de libros. He tenido la suerte, durante toda mi carrera, de encontrarme con muchas compañeras que hacen un trabajo excepcional. El periodismo está lleno de mujeres, aunque hay un reparto desigual de su presencia en jefaturas. En áreas de comunicación institucional o empresarial no es raro encontrarlas, pero hay otros espacios -especialmente los periódicos- donde son mayoría, pero no suelen ocupar los puestos de mando. 

Además, la pandemia me regaló la oportunidad de publicar un libro, ‘El año que no viajé a Buenos Aires’, gracias a Ediciones Menguantes. Me encanta viajar y en 2020 iba a ir a una de las ciudades que más he imaginado: Buenos Aires. A partir de ese viaje frustrado publiqué un artículo de opinión y esta editorial se puso en contacto conmigo para proponerme convertir ese artículo en libro.  Es curioso: también en 2020 la pandemia me permitió matricularme en un curso que llevaba mucho tiempo queriendo hacer. El Ateneo de Barcelona impartía un curso de literatura de viajes que, hasta entonces, había sido presencial. Ese verano tuvieron que cambiar el formato ante la situación excepcional que vivíamos. Y pude leer y pensar mucho en cómo viajamos. 

Una de las enseñanzas que me dejó toda esta experiencia es una citra de Rsyzard Kapuscinski en sus ‘Viajes con Herodoto’: “El viaje no empieza cuando nos ponemos en ruta ni acaba cuando alcanzamos el destino. En realidad, empieza mucho antes y prácticamente no se acaba nunca, porque la cinta de la memoria no deja de girar en nuestro interior por más tiempo que lleve nuestro cuerpo sin moverse de sitio”.

Para mí, el periodismo siempre ha sido una forma de viajar: por el mundo, por las personas y por mí misma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí