“CUANDO PROVIENES DE PADRES MAESTROS, ES IMPOSIBLE NO CONTAGIARSE DE SU ILUSIÓN”

0
456

Por Loida González Montenegro (Gáldar)

Me considero una apasionada de la enseñanza y siempre estoy buscando nuevos retos. Nací en Gran Canaria, la noche del 11 de junio de 1980, y soy vecina de Gáldar.

Curso los estudios de magisterio y trabajo, posteriormente, como maestra en diferentes centros de Gran Canaria y Fuerteventura.  En 2009 es cuando, por fin, logro el sueño de ser maestra funcionaria en un centro rural de la isla de Fuerteventura.  

Proceder de una familia de maestros es algo de lo que me siento muy orgullosa. Toda mi vida he crecido entre conversaciones, ideas, proyectos y manualidades que querían llevar a cabo en sus colegios… 

 Los mejores momentos de mi infancia los paso en Marmolejos jugando en el terreno que tenemos. Horas de juego simbólico donde los remos de madera creados por mis padres, se convierten en barcos piratas, casetas de indios, islas del tesoro, etc…

No puedo hablar de mi infancia sin mencionar a mi hermana Dina. Desde luego, ha sido todo un privilegio tenerla, pero claro, en esta etapa de mi vida, había momentos en los que no me parecía tan bueno. Imagino que quien tiene hermanos y hermanas puede entenderme. ¿Quién no recuerda discusiones por un juguete?, ¿y las trastadas?, pero lo cierto es que lo mejor de tener hermanos y, en mi caso, hermana, es el poder hacer travesuras divertidas teniéndolos como cómplices.  Otros momentos entrañables que marcaron mi infancia fueron sin duda esos cumpleaños organizados y dinamizados por mi madre. Se notaba que era maestra las 24 horas:  decoración personalizada, juegos de exterior didácticos y unas piñatas maravillosas hechas por ella. Normal, era una de las mejores en manualidades y se dedicaba a dar cursos a los profes para que luego ellos pudieran enseñarlo y realizarlo en sus clases.  Era increíble, nunca estaba cansada. Se desvivía por sus clases y sus alumnos y, al llegar a casa, de nuevo tenía que estar al 150% para nosotras y su familia. Sin duda alguna, una campeona.   Quería compartirlo con ustedes porque me ha ayudado a ser quien soy hoy día.  Actualmente, soy maestra y directora del CEIP Lajares en Fuerteventura. Llevo trabajando en la isla majorera desde el 2009 y, como dice el dicho: “A Fuerteventura llegas llorando y te vas llorando”. 

           Me considero una persona muy sencilla y con muchas ganas siempre de seguir aprendiendo. Me apasiona la repostería, las manualidades y hace ya 2 años que me he dedicado a practicar como deporte el Pole Fitness y Pole Dance.  Todo ello a raíz de una cuestión de interés de mi alumnado. Un alumno comenzó a practicar dicho deporte y me di cuenta que estaba muy estigmatizado; se sentía mal por practicarlo.  De ahí que me animara a probarlo y, qué sorpresa, dicho deporte consiguió atraparme y enamorarme. Me parece un deporte muy completo, en el que aprendes muchos valores como el quererte tal y como eres, darte cuenta de que eres más fuerte de lo que pensabas y que eres capaz de cosas maravillosas que ni pensabas.  

Desde el año pasado, tengo mi plaza definitiva en el CEIP Néstor Álamo, pero, por el momento, tengo un proyecto de Dirección con un claustro y un equipo muy bueno, por lo que mi presente sigue estando en la isla majorera.  A pesar de ello, cada fin de semana o vacaciones, siempre estoy de vuelta en Gáldar, para poder disfrutar de mi hermoso pueblo, sus calles, su gente, el mar…  Tengo que admitir que no hay mejor lugar para desconectar y volver a coger fuerzas. 

A día de hoy, he sido premiada durante tres años consecutivos estando entre las 10 mejores docentes de España en los años 2017, 2018 y 2019 y he sido finalista entre las mejores docentes de diferentes países del mundo en Innovación Educativa en 2017. Para mí es todo un orgullo, ya que se agradece que tu trabajo sea reconocido públicamente. El que es docente, sabe que es una profesión a la que dedicamos mucho tiempo y que, en realidad, es una forma de vida.   

He desarrollado la metodología de “Cambios radicales en las aulas y asientos flexibles” y “Emplear el maquillaje corporal y el cine como herramientas de aprendizaje”, soy autora de los libros: “Las Acuarelas de Carlota” y “Cambios radicales en las aulas”, y me he formado como coach educativa.  Todo ello me da fuerzas y energías para seguir luchando por llegar a más docentes y conseguir una educación diferente, más respetuosa con los ritmos de aprendizaje de cada niño y niña, donde sea  primordial partir realmente de los intereses de los niños, y donde las familias sean  una parte fundamental de la escuela.   Me siento muy contenta puesto que cada vez son más los docentes que acuden a mis redes sociales como Instagram (@Laclasede_loida) y me consultan para llevar a cabo los cambios radicales o hacer determinadas actividades que se animan a realizar. 

En un futuro no muy lejano, me gustaría poder ejercer en mi pueblo, teniendo a toda mi gente cerca. No descarto realizar un nuevo Proyecto de Dirección y tomar las riendas de algún centro de Gáldar. Ese ahora mismo es un sueño pendiente de cumplir que espero se haga realidad algún día y, mientras, aquí sigo en Lajares en esta escuela pública, luchando para que la escuela sea siempre de los niños/as y que seamos nosotros, los docentes, los encargados de potenciar las habilidades escondidas de cada uno de ellos y de hacer que aprendan pensando que simplemente juegan.  En resumidas cuentas, seguir insistiendo para que la Educación sea vista con ojos de un niño y no como pretendemos los adultos que sea.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here