Aprendí a ser una mujer Positiva

0
1243
image_pdfimage_print

Por Gusleyma Aponte 

Por muchos años pensé y sentí que el mundo era cruel y que estaba en mi contra, que todo lo malo me pasaba a mi, me sentí y viví bajo el papel de víctima por mucho tiempo, y desde allí solo pude manifestar más caos en mi vida que me confirmaba que yo era una víctima de la vida.

Pero un desafío en mi vida vino a sacudirme y a moverme literalmente del lugar en que estaba, surgieron muchas preguntas y dudas en mi cabeza, mucho miedos sentí en mi cuerpo, pero en este momento justo cuando no tienes otra opción que avanzar y dar un salto de Fe por ti y por un mejor futuro para ti.

Y comencé a dar pasos firmes y con mucha convicción, transitando ese camino que me sacó del caos a una visión que aunque no la tenía tan clara, se comenzaba a sentir mucho mejor. 

Fui una niña muy alegre, auténtica, que siempre estaba hablando, de hecho mi papá me decía Margaret Thatcher, siempre estaba hablando con gente, era muy amiguera, siempre quería solucionar y ayudar a otros.

Pero los juicios , las críticas, los prejuicios de otros fueron mermando esta autenticidad y esta alegría, vi violencia de género en mi casa, lo que fue resquebrajando mucho mi autoconcepto y apreciación personal y no es hasta que me toca tomar la decisión de divocrcio que me doy cuenta de ello, ya con dos títulos en mis manos Jorge y Paula mis motivos principales para que tomara decisiones por y para nuestro futuro.

Obviamente repetí el patrón de casa, elegí una persona violenta que viniera a mostrarme cuál era el camino para aprender a amarme , de hecho hubo un momento en mi vida que pensé que la violencia era normal entre las parejas y yo así lo había codificado. Y que nadie era verdaderamente feliz y que todas las parejas solo lo aparentaban. 

Es por ello que aprendí a abrazar cada desafío, cada circunstancia de la vida que me puso contra las cuerdas, porque sabía que tenía frente a mi un gran aprendizaje. Cambie esos pensamientos de víctima por pensamientos edificantes y que me permitieran surfear de mejor vibra la ola  y ser protagonista y capitán de mi propio barco.

En mi aprendizaje de vida la violencia siempre ha estado muy marcado y ha sido una materia asignada, en mi infancia , en mi matrimonio, y en la epilepsia de mi hija, han sido los más grandes desafíos que hoy agradezco porque ellos me han traido hasta aqui , donde estoy  y quien soy ahora mismo.
Camino que me llevó a crear mi propia marca llamada Se Mujer Positiva LTD, y lo más importante, lo que ha sido para mi, definirme como tal durante el proceso de mi propia sanación y transformacion personal desde lo más profundo de mis entrañas.

Hoy me dedico a acompañar a mujeres alrededor del mundo a través de un programa de acompañamiento llamado PLENITUD 360, este programa le ha permitido transformar la vida a las personas que ya están en su segunda edición y actualmente me encuentro transcribiendo un libro totalmente donde estamos escribiendo la experiencia del mismo. Este programa tiene como objetivo trascender la sensación de vacío interior y de insatisfacción a pesar de todos tus logros para sentir plenitud, paz y libertad en todos los roles o aspectos de tu vida. Entre otras cosas, soy modelo, locutora, Neurocoach, conferencista.

Soy una apasionada del autoconocimiento constante y el aprendizaje continuo, y de compartir este conocimiento con otras mujeres que hoy están transitando quizá el momento en el que yo estuve en algún momento de mi vida sin saber a qué profesional acudir y donde encontrar un lugar seguro donde yo pudiera hablar y compartir de forma segura mi sentir, eso fue lo que me llevó a crear este programa y poder sumar a la vida de otros. 

Siempre una apasionada por el tema de la energía, lo que me permitió aprender a cuidar de la mía  y poder dar soluciones a través del estudio de la energía en cada caso, conectada con la buena vibra, confiando y creyendo que hay un Universo benevolente que me ayuda y me sostiene siempre.

Hoy confío en que cada vez somos más las mujeres despiertas o queriendo despertar, trabajando en su amor propio y aprendiendo a cuidar su energía, y construir su propio concepto de felicidad, cumpliendo además con nuestra misión y propósito aquí en el planeta para así juntas expandirnos y crecer en nuestra propia luz ya que la luz es lo único que cuando se comparte no se divide sino que se expande.

Así fue como aprendí a ser una Mujer Positiva, irradiando alegría por el milagro de estar viva y por cumplir mi misión y propósito de encarnación. Ese amor propio que tuve que aprender  de mis propias experiencias y hoy es vital seguir enseñándolo a las futuras generaciones, aprender a amar y amarse. 

Atte Gusleyma Aponte
CEO Se Mujer Positiva LTD
autora y creadora de PLENITUD 360

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí