“LO MÁS IMPORTANTE ES AFRONTAR LAS ADVERSIDADES QUE SE NOS PRESENTAN EN LA VIDA Y TRANSFORMARLAS EN RETOS”

0
367

Por Aránzazu Estévez (Santa María de Guía)

Me han propuesto que escriba sobre lo que me gustaría que supieran de mí como mujer. Por un momento, me quedo pensativa y miro la hoja en blanco que tengo delante. Entonces, me pregunto: ¿Qué significa la palabra Mujer? ¿Cómo ha cambiado este vocablo a lo largo de los años? ¿Qué implica ser Mujer hoy en día? ¿Quién soy yo como tal y qué espero de mí?

No es algo que haga habitualmente y me ha parecido un trabajo mental difícil para ser sincera. La mayoría de las veces no lo sabemos ni nosotras mismas y eso tiene que cambiar. Somos fuertes, luchadoras, emprendedoras, independientes, inteligentes, únicas, vitales, importantes, emocionales… y no nos para nadie. 

Estas líneas hablan de mí, de lo que he sido, lo que soy y lo que quiero ser y conseguir. 

Soy Aránzazu Estévez, vecina de Santa María de Guía, municipio norteño de mi paraíso particular. Actualmente, estoy viviendo en Madrid, con mi marido Alberto Lopo y mis dos luceros: Martín de cuatro añitos y Mateo, de año y medio.

Seguramente me recuerden como aquella chica que se presentó a varios concursos de belleza, entre ellos Miss Las Palmas en 2010, Miss España 2011, posteriormente al certamen de Miss Mundo celebrado en China en 2012 (al quedar décima finalista se me abrieron muchísimas puertas en el mundo de la moda, publicidad, televisión…) y Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, con un diseño de Fernando Méndez. 

Aránzazu, antes de todo lo expuesto, era una chica insegura, introvertida, perfeccionista y muy dura consigo misma; al mismo tiempo, no tenía miedo a comenzar nuevos proyectos, metas, experiencias e intentar cualquier cosa que se le presentara. Maestra de Educación Infantil y Primaria, amante del baloncesto (gracias a mi tío Lorenzo), apasionada de la moda y todo lo relacionado con la belleza. 

Durante mi etapa como modelo, viví en Milán, Turquía, Barcelona… Aprendí a desenvolverme sola por donde quisiera que fuera, porque estaba haciendo lo que me gustaba. Para mí, lo más duro y difícil de esta profesión era estar sola, a miles de kilómetros de mi familia, de no poder estar con ellos en reuniones importantes, en muchos cumpleaños y en momentos más delicados. Era muy complicado a nivel emocional, ir a una veintena de castings y que no te cogieran en ninguno, no ser la elegida para trabajar todo lo que deseabas… No ha sido un camino de rosas, ya que, por ese sendero ha habido espinas, piedras, tropezones, caídas… ¿Qué me daba fuerzas? Un vídeo guardado como oro en paño, en la fototeca de mi teléfono móvil, el cual aún conservo y miro a cada rato, de mi amada bisabuela Micaela, que dice:

 “Aránzazu, ¿cómo estás tú, quería? ¿Tú estás bien? Mira, te voy a decir una cosa; yo no sé cómo estarás, pero a mí, eso que tú estás haciendo, me está gustando mucho; porque tienes tu trabajo para el día de mañana y todo se va arreglando. Me alegro de que tú estés contenta, un besito de Maye, que te quiere mucho”. 

Me emociono al recordarla, una mujer fuerte, amorosa, delicada, humilde… Ha sido y es, sin duda, una de las mujeres más influyente e importante de mi vida, junto a mi madre y mis hermanas.

Hace 5 años mi vida dio un giro de 360 grados. De trotamundos e independiente a mamá de dos niños; ahí cambió todo completamente. Los embarazos, con sus respectivas recuperaciones y depresiones postparto incluidas jeje, muchas mudanzas por el trabajo de mi marido, empezar de 0 en cada destino… Todo esto provocó en mí un desajuste emocional,  ya que, mis trabajos en la moda se habían limitado, no podía ejercer de maestra, tenía dos bebés y encima, no estaba la familia cerca para ayudarnos a mi marido y a mí en esta ardua tarea.

Necesitaba hacer algo que me permitiera criar a mis hijos y, al mismo tiempo, sentirme productiva. Entonces, en mayo de 2020, decidí emprender y ser embajadora de una marca norteamericana (Nuskin); un nuevo proyecto llamado “Secreto de Belleza de Aránzazu Estévez”. Es un negocio global, inteligente, rentable, que me permite trabajar desde casa, se ajusta a mis rutinas como mamá y encima está vinculado a la belleza, que siempre será tendencia de mercado.

Estoy feliz de haber dado el paso, me siento empoderada; cada día voy experimentando un nuevo crecimiento personal y profesional, además me está ayudando a hacer mucho mindset y confiar en mis posibilidades como nueva empresaria. Soy mi propia jefa y yo decido dónde, cuándo, cómo y con quién trabajar. 

Mi meta a corto y largo plazo, es conseguir el rango profesional más alto en el negocio (Conocido como Team Elite), y conseguir los objetivos para que la marca me gratifique con el viaje de éxito anual. También quiero seguir haciendo mis cositas de moda y no descarto verme en un aula ejerciendo de profesora. A nivel personal, quiero seguir derribando obstáculos, inseguridades…  Mirar atrás y sentirme orgullosa de todas las experiencias vividas, ya que, cada una de ellas me ha enseñado y me han formado como la mujer que soy.

En definitiva, lo más importante es afrontar las adversidades que se nos presentan en la vida y transformarlas en retos y superarlos. Porque… “Imposible es aquello que no intentas”.

Muchísimas gracias a Gema Díaz por haberme dado la oportunidad de contar mi historia en este medio digital y de que además de conocer este resumen, pueda ayudar de alguna forma positiva a cualquier persona que lo lea.

Un fuerte y afectuoso abrazo (manteniendo la distancia de seguridad recomendada, jeje) de una guíense, y felices fiestas y año nuevo tan deseado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here