RENACER

0
664
image_pdfimage_print

Por Gema Díaz.

Llega un nuevo 25N y, en consecuencia, una oportunidad más de luchar y visibilizar, a nivel internacional, una lacra que no se entiende sin hablar de machismo. 

Por ello, en esta edición especial, hemos querido dar voz a las protagonistas y, especialmente, tratar de abordar esta problemática desde diferentes puntos de vista, porque la violencia de género no solo destruye a mujeres, sino también a todo lo que encuentra por el camino, ya sean hijos, padres, familias enteras…

No obstante, mientras leía estos relatos impregnados de miedo y rabia, se me entrecortada la respiración. Estas declaraciones me obligaban a parar e intentar imaginar el sufrimiento tan grande que estas mujeres habían sufrido. Palizas, golpes, insultos o, dicho de otra forma, todo lo contrario a lo que un ser humano se merece y, siendo puristas, tiene derecho. 

Por consiguiente, esta edición especial de ‘Más Nosotras’ habla de cómo estas mujeres han vivido el infierno de la violencia ejercida por sus parejas y de otras que recorren junto a ellas el camino del renacer. Mujeres que trabajan con mujeres en procesos terapéuticos y de intervención social. No cabe duda de que ellas son las que están al frente del trabajo más complejo, que es el de ayudar a diario a las mujeres a sanar.

“Ojalá pasen los años y no pierda la ilusión”, decía una de nuestras protagonistas, a cuya reflexión nos unimos porque ellas son las que dan esperanza a estas mujeres supervivientes de la violencia patriarcal y machista, las que abren las ventanas y las puertas para que entre la luz nuevamente en sus vidas y puedan volver a imaginar un presente y un futuro mejores. Por otro lado, ‘Don Miedo’, como lo denomina otra de ellas, dejará de visitarlas porque serán las responsables de ayudar a construir una buena relación con ellas mismas, que, sin duda, las haga comprometerse con su autocuidado, dotándolas de las herramientas necesarias para vivir una vida plena. 

En definitiva, mujeres unidas por el poder del amor, del abrazo, creando espacios de complicidad y comunicación. Mujeres y su renacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí