“Veo el futuro sostenible y ecológico; nosotros decidimos lo que comemos y lo que producimos”

0
247

La historia de Tibisay atesora pasado, presente y futuro a la vez. En primer lugar, porque su ocupación la ha heredado de sus abuelos, ya que sus padres “han tirado un poco más por el turismo”. En segundo, porque cree en los canales digitales como medios eficaces de promoción:

“Hemos creado un Instagram, donde mostramos a la gente nuestro trabajo diario”.

En este sentido, Tibisay no solo disfruta con lo que hace, sino que le mueve la pasión por lo que cultiva, con la vista puesta en la satisfacción del consumidor: “Es una sensación muy reconfortante”, afirma. Y es que ella se encarga de toda la cadena productiva, incluso del reparto a domicilio:

“A la gente le encantaba que le pudieses llevar esas frutas y verduras a casa para no tener que salir, y también influye mucho el aspecto ecológico, porque no era ir al súper, sino que te lo llevaba una finca cerca de casa”.  

En la misma línea, reflexiona sobre “lo que comemos”, porque “hay que ser conscientes de ello”, planteando que, “si tenemos el producto aquí, por qué tenemos que comprarlo fuera”, en clara alusión al apoyo “a todas las personas que trabajan en el sector primario de la isla, porque hay muchas”. 

Paralelamente, expone que está muy comprometida con “el tema ecológico y ayudar al planeta”, mientras anima a

“ser más sostenibles”, consumiendo “Km 0 y productos que sabes de donde vienen”. 

Con respecto a las redes sociales, corrobora que son necesarias, tanto para dar a conocer la actividad que realizan, como las novedades y propuestas de la misma. No obstante, disponen de una cuenta en Instagram, donde se puede ver “cómo recogemos las fresas, cómo plantamos, cómo encargamos los pedidos…”. “Yo creo que estar actualizado ahora mismo es algo muy importante”, subraya. 

Por ello, considera relevante el hecho de divulgar su ocupación también a través de las visitas de colegios a la finca,

“ si no animamos a los niños, que son el futuro, a que crean en esto, a que apoyen la ecología, las fincas, la agricultura… ¿Quién lo va a hacer?”

, al tiempo que matiza: “Tienen que emocionarse, pero no podrán hacerlo si se lo explicas en un libro, tienen que vivirlo”. 

Finalmente, se siente afortunada por el entorno donde se ha criado, ya que

“es una suerte poder vivir aquí y estar cerca de la finca, viendo cómo crece todo y respirando ese aire”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here