“EN EN-CANTADORAS NOS GUSTA PENSAR QUE HEMOS AYUDADO A PONER LA MÚSICA EN FEMENINO EN EL LUGAR QUE LE CORRESPONDE”

0
833

Por Jacqueline García Álamo (Santa María de Guía)

Empecé en la música casi por casualidad. Antiguamente había filiales del conservatorio repartidas por los pueblos y una de ellas estaba instalada en mi colegio. No hay tradición musical en mi familia, solamente mi padre estuvo aprendiendo trompeta en la Banda de Gáldar, hasta que el director consideró que tenía los labios gorditos y que sería mejor que se pasara al bombardino (no volvió a ir a la Banda). Estudiar música en aquella época no era fácil, te formabas en tu pueblo y a final de curso ibas a Las Palmas de Gran Canaria a examinarte; los nervios que pasábamos todavía los recordamos. 

La elección de la guitarra como instrumento también me llegó por casualidad, porque solo podíamos estudiar guitarra o piano, y me decanté por la primera opción. El mundo de la guitarra clásica siempre ha sido un mundo de hombres, donde tienes que tocar como un hombre (nunca me quedó claro qué era eso), pero es una frase que escuché muchas veces. 

A pesar de tener muchos momentos de debilidad, de querer abandonar, cuanto más me decían que no servía para esto, que me dedicara a otra cosa, más empeño le ponía. Además, tenía a mi madre detrás diciéndome: “Lo que empiezas, lo terminas”, así que eso fue lo que hice, terminar lo que empecé.

Con Víctor Batista terminé de engancharme a la música, estaba recién llegado de París cuando estuvo dando clases en Guía y traía tantas ideas en la cabeza que nos abrió la mente y nos hizo creer que podíamos hacer todo lo que quisiéramos. En 1995, entré a formar parte de la A.F. Estrella y Guía, allí encontré otra familia y otra escuela. Aprendí a tocar instrumentos de púa, Timple, contrabajo, percusión… Todos los “cacharros” que aparecían por allí, pasaban de mano en mano para experimentar con ellos.

He trabajado en distintas escuelas de música tanto en Gran Canaria como en La Palma, pero donde he desarrollado la mayor parte de mi actividad como docente ha sido en las Escuelas Artísticas “Ciudad de Guía”. Dar clases en la escuela donde fuiste alumna es una maravilla. Durante trece años, fui profesora de guitarra y de folklore, así como parte del equipo directivo en diferentes puestos de responsabilidad. Paralelamente a la labor docente, fui la directora del Encuentro Internacional de Guitarra Clásica Ciudad de Guía, el cual era un punto de encuentro anual donde profesionales y estudiantes compartían durante veinticuatro horas al día sus vidas, experiencias y enseñanzas.

Desde 2006, soy la directora del Grupo Musical En-Cantadoras, casi treinta mujeres que nos unimos con un único objetivo de hacer música, es decir, hacer lo que nos gusta. Hemos pisado escenarios en casi todas las islas y algunos en la península. Tenemos tres discos grabados y el cuarto en preparación. Muchos han sido los grupos femeninos que han nacido en estos últimos años y nos gusta pensar que hemos ayudado a poner la música en femenino en el lugar que le corresponde.

En 2017 comienzo a dar clases de guitarra en el Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas de Gran Canaria y, desde 2019, ejerzo la jefatura del departamento de Cuerda Pulsada. Formar a las nuevas generaciones de guitarristas de la isla es un reto y una responsabilidad, pero es donde quiero estar.

Desde aquí, mi reconocimiento a todas las mujeres de mi vida, que, por suerte, son muchas.

En la música el talento es muy importante, pero la constancia y el trabajo honesto también lo son.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here